Páginas vistas en total

viernes, 26 de agosto de 2011

LA BIBLIA



LA BIBLIA


1- El Libro Sagrado


La Biblia es el libro Sagrado de los cristianos, a través del cual Dios se manifiesta a si mismo.
Es el libro de la revelación de Dios, pero no pensemos que Dios personalmente ha escrito este libro, sino que se lo ha inspirado a diversos hombres por ÉL elegidos.
El Concilio Vaticano recomienda a todos los cristianos la lectura frecuente de las Sagradas Escrituras porque, como dice San Jerónimo: “Ignorar las escrituras es ignorar a Cristo”




Y añade el Concilio:




“pero no olviden que la lectura de la Sagrada Biblia debe ser acompañada por la Oración para que se entable diálogo entre Dios y el hombre; porque a ÉL hablamos cuando oramos y a ÉL oímos cuando leemos las palabras divinas”.
Siempre es conveniente invocar al Espíritu Santo para que ilumine nuestro corazón, para entender la palabra de Dios.
De ahí se sigue que la sagrada escritura deberá estar en cada hogar y, a ser posible, en un lugar distinguido.




2. Es el centro de nuestra vida




La biblia debería ser el centro de nuestra vida, es el pan de la palabra, nuestro alimento; sus páginas nos invitan a aceptar a Jesús en nuestra vida como salvador, a ser sus testigos en todo tiempo y lugar.


La palabra de Dios no es cosa sólo del pasado, es Dios mismos que habla a los hombres de hoy, a los campesinos, a los pescadores, y a los gobernantes, a los sacerdotes y a todo el pueblo de Dios.


Cuando el señor habla es para decirnos algo, su palabra tenemos que hacerla nuestra.


Cuando los primeros cristianos oían la palabra de Dios decían: “Entonces ¿qué tenemos que hacer?” (Hech 2. 37).


Esta debería ser nuestra actitud cada vez que meditamos un punto de las escritura.


La Biblia debería ser nuestro libro de cabecera, el libro de todos los cristianos y especialmente de los catequistas, animadores de comunidades y de todas las personas que desempeñan un servicio dentro de la comunidad de fe (profesores, hermandades, rezadores, acólitos, lectores, consejo pastoral, etc.




3. Un Libro para orar




La Biblia es antes que nada, un libro para orar, A través de sus páginas conocemos la obra del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.


Los relatos y las enseñanzas Bíblicas nos ponen en contacto con Dios, sentimos su presencia, sobre todo al Constatar que Dios sigue actuando hoy también en la historia.


De entre todos los libros de la biblia hay uno que nos ayuda muy especialmente para orar, es el libro de Salmos.




4. Antiguo Testamento




El Antiguo Testamento parte con la Creación del Mundo, la Historia del pueblo escogido, los Salmos, los Proverbios y los libros Proféticos hasta llegar a la inminente aparición del Mesías.


Podríamos decir que todo el Antiguo Testamento es una preparación a la llegada del Mesías.


La lectura de estos libros nos ayuda mucho a entender la obra de Dios Padre como Creador del Mundo y los primeros pasos hacia la redención de todo el género humano.


El Antiguo Testamento comprende los libros inspirados por Dios y escritos antes de venir al mundo Jesucristo, suman en total 46 libros.




5. Nuevo Testamento




El Nuevo Testamento comprende los libros inspirados por Dios y escritos después de la venida de Jesucristo al mundo.


Suman en total 27 libros.


De entre ellos sobresalen los cuatro Evangelios.


La figura central del Nuevo Central es Jesús: su Doctrina, su Mensaje, su Vida, Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión.


Todo esto lo hallamos explicado en los Santos Evangelios.


Los Hechos de los Apóstoles nos recuerdan la vida de los primeros cristianos y los primeros pasos en el anuncio de la Buena Nueva.


La Carta de los Apóstoles son los mensajes dirigidos a las primeras comunidades.


El Apocalipsis es un sueño del apóstol Juan, a quien le fue dado contemplar la gloria de Cristo resucitado y el destino de la Iglesia amenazada por las primeras persecuciones.




6. La Tradición Cristiana




La Tradición Cristiana y la Escritura constituyen el depósito sagrado de la Revelación, confiado a la Iglesia.


Por Tradición Cristiana entendemos la predicación apostólica desde sus comienzos hasta nuestros días.


“Esta Tradición Apostólica va creciendo en la Iglesia con ayuda del Espíritu Santo”


“Cuando lo proclaman los Obispos como sucesores de los apóstoles en el carisma de la verdad”


“La Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios”


De esta manera el mismo Dios, que habló en otros tiempos, sigue conversando siempre con la esposa de su Hijo amado, la Santa Iglesia, y por ella va introduciendo a los fieles en la verdad plena y hace que habite en ellos intensamente la palabra de Dios.


Así, fiel al depósito de la fe confiado a la Iglesia,


“el pueblo cristiano entero, unido a sus pastores, persevera siempre en la doctrina apostólica y en la unión, en la Eucaristía y la Oración, y así se realiza una maravillosa concordia de pastores y fieles en conservar, practicar y profesar la fe recibida”.




7. El Magisterio de la Iglesia




“El oficio de Interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo.


“Así pues, la tradición, la escritura y el Magisterio de la Iglesia, según el plan prudente de Dios, están unidos y ligados de modo que ninguno puede subsistir sin los otros”.


El Papa y los Obispos ejercen el Magisterio, la custodia del depósito de la fe, a través de los concilios ecuménicos encíclicas, cartas pastorales, exhortaciones apostólicas, y en estos últimos años a través de las conferencias generales de los episcopados.


QUE EL SEÑOR JESUCRISTO LOS BENDIGA A TODOS AMÉN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.